LLAMAR AHORA
WHATSAPP

Lunes a Viernes

Passeig del Canal, 31, baixos, 08970 Sant Joan Despí, Barcelona

Top

Lo que nos toca vivir

En esta época de globalización nos ha tocado vivir una experiencia que pocos podían imaginar que pasaría hace tan solo unas semanas. Estamos confinados porque un virus ha tenido la osadía de plantarnos cara de una forma que, por el momento, nos está ganando la partida.

Son muchas las voces que expresan las consecuencias negativas que este confinamiento va a tener en nuestras vidas. La primera y humanamente más dramática ha sido y es la pérdida de vidas humanas. Unas vidas que se han ido en la solitud de su estancia y que, en su mayoría, no han podido ser acompañados por sus seres queridos. No puede ser que nos deshumanicemos de esta manera. Si no somos capaces de acompañar en el adiós, un flaco favor le estamos haciendo a la humanidad. Supongo que algún día algunos tendrían que poder explicarnos qué les llevó a tomar esta fría decisión y que, posteriormente, fue corregida parcialmente… En este sentido, las consecuencias para los seres queridos, para el personal sanitario, para el de limpieza y para todos aquellos trabajos que se han considerado básicos, que se han visto obligados a tener que hacer un sobreesfuerzo enorme, las iremos viendo a medida que el tiempo vaya pasando.

Otra de las consecuencias ha sido y es la pérdida de lo que era nuestra vida anterior al confinamiento. Ahora toman valor el poder entrar y salir de casa, el hacerlo sin tener que dar explicaciones, el estar con las personas que queremos, hablar, reír, abrazarnos, etc. El estar en contacto con la naturaleza, el desplazarnos sin problemas, hacer deporte, pasear, etc. Ya estamos incorporando en nuestro lenguaje coloquial que hemos de mantener “la distancia social”, algo que en nuestra cultura es difícil de sobrellevar con nuestra tendencia al contacto. Y sabemos que esta distancia social va a durar tiempo…

Otra de las grandes consecuencias va a ser el impacto económico negativo en nuestras vidas, con todo lo que va a implicar de pobreza, sufrimiento, pérdida y miedos.

Y quizás en esta palabra, el miedo, esté la clave. El miedo es una emoción que en su justa medida nos protege pero que si dejamos que nos domine nos paraliza, nos hace vivir el día a día desde la inseguridad continua en el presente y vivir el futuro con temor. Por eso no seremos los mismos si en esta situación de crisis nos dejamos llevar por el miedo que si somos capaces de descubrir nuevas oportunidades. Dicen que la vida ya no será como antes y es así. Si valoramos lo que somos y tomamos conciencia de lo que este confinamiento nos está enseñando podemos encontrarnos ante la oportunidad de conseguir que nuestras vidas sean mejores.

Share
Ana Alepuz

No Comments

Post a Comment