LLAMAR AHORA
WHATSAPP

Lunes a Viernes

Passeig del Canal, 31, baixos, 08970 Sant Joan Despí, Barcelona

Top

¿Eres capaz de identificar la gente que te enriquece?

Con la moda de etiquetar a las personas tóxicas, parece que nos hemos olvidado de la capacidad de identificar a la gente que nos enriquece. De hecho, habitualmente nos movemos en unos parámetros en que nos es más fácil identificar los aspectos negativos de las personas, y de nosotros mismos, que los positivos.

Siempre me ha llamado la atención que los programas basados en dar noticias positivas no acaben prosperando porque parece que los espectadores no lo valoran como interesante… Para reflexionar. ¿Qué nos pasa que tendemos a dar más valor a lo negativo que a las cosas positivas de nuestra vida? Una de las explicaciones está relacionada con el mecanismo de considerar que lo positivo lo identificamos como que es lo que tiene que pasar. Pongamos un ejemplo para entenderlo. Hasta antes de la pandemia, la mayoría de la población no tenía ni idea del caos sanitario, económico y demás que íbamos a vivir.

identificar gente que enriquece

La semana anterior al confinamiento, la mayoría de nosotros no cuestionábamos que se nos fuera a cambiar nuestra rutina diaria a la que estábamos tan acostumbrados. Los estudiantes se levantaban como cada día y se iban a la escuela, a la universidad y los padres no ponían en duda que sus hijos no pudieran ir a la escuela. Los adultos con trabajo hacían su horario laboral y seguían su día a día habitual. Las personas jubiladas daban sus paseos matinales.

El día a día se movía en el fluir habitual y claro que pasaban cosas, pero se circunscribían en los procesos de la vida… Pero llegó la pandemia y nuestro mundo, tal como lo entendíamos hasta ese momento, cambió de arriba a abajo. La rutina, la vida laboral, la vida educativa, la vida personal, la vida social, etc nos cambió y ahora somos más conscientes de lo que teníamos y nos obligamos a vivir con la incertidumbre de lo que pasará…

Nunca nos habíamos tenido que plantear si el fin de semana las autoridades nos dejarían salir de casa, si podríamos movernos por nuestro barrio sin tener que dar explicaciones, si podríamos ir a la residencia a ver al abuelo, abuela, etc… Eran cosas habituales que podíamos hacer y, de repente, dejamos de vivirlo con esa naturalidad…

Probablemente lo vivido nos ha hecho replantearnos lo que teníamos y hemos perdido. Desde la falta nos es muy fácil valorar, pero cuando lo vivimos como algo que es lo que tiene que ser parece que deja de tener su valor. ¡Qué diferente se ve la vida cuando uno es capaz de agradecer cada una de las cosas que vive en su día a día! En nuestra cultura occidental parece que no hemos sido educados para ello. Y en todo este entramado, ¿eres capaz de identificar la gente que te enriquece?

¡Suscríbete a nuestro Blog!

Share

No Comments

Post a Comment